Mitos y embrujos de Chiloé: Guía para entender una tierra sobrenatural

Publicado el
03 de marzo, 2014
Compartir en
Facebook
Compartir en
Twitter

Brujas, monstruos, guardianes de tesoros, naturaleza aterradora e historias llenas de sexualidad. De todo hay en el archipiélago. Es la realidad de las islas y sigue tan presente como nunca.

Si le pregunta a un chilote sobre las brujas y brujos, lo más probable es que lo mirarán con extrañeza. Se sentirán ofendidos. Es algo privado. Personal. Lo que se debe hacer es dirigir el interés a las costumbres, a la forma de hablar y a la cultura chilota.

En Dalcahue, Chacao, Quellón, Chonchi, Chepu, Puerto Carmen y en otros rincones del archipiélago, descubrirá las señales o creencias, como que si llueve el año nuevo, significa buen tiempo (localidad de Lin Lin); que si de noche alguien ve una araña negra, le anuncia desgracia (localidad de Caguach) y cuando una persona va al cementerio no puede llegar a trabajar en su siembra porque no le produce (comunidad de Voigue).

Aprenderá también sobre los mitos superiores, aquellos forjados en la historia de la isla, a través de los conquistadores, de los chilotes y del cruce de ambas culturas. Porque la presencia del mito en Chiloé no es cuestión de Wikipedia, si no que de la realidad. Es una forma de vida, parte de lo cotidiano.

Renato Cárdenas es chilote, además pertenece a la Academia Chilena de la Lengua, es director académico del Archivo de Chiloé y consejero regional de Cultura. Por años se ha dedicado a recopilar los mitos de las islas. Es quien más sabe del tema. A continuación, algunos de los mitos más comunes definidos por Cárdenas:

Mitología Terrestre
LA CONDENADA: Madre de la Fiura. Mujer lasciva, vieja y fea, a consecuencia de su vida disipada, suele aparecérseles a los caminantes solitarios a quienes ataca sexualmente.

CUCHIVILU: Un animal, con cabeza de cerdo y cuerpo de culebra, que vive en el fango de los esteros. Cuando sale, hoza los corrales de pesca. Quien le escucha su gritito: `cur, cur, cur’, es de corta vida.

LA LLORONA: Es una mujer alta, delgada, toda vestida de negro. Su presencia sólo es captada por los niños, los perros y los `entendidos’.
Cuando se le escucha en su llanto silencioso, un vecino morirá en esa ruta.

LA VIUDA: La Calchona de otras partes. Una mujer vestida de riguroso negro, descalza, alta. Al caminar su vestimenta cruje y si habla echa fuego por la boca. Acecha a los varones. Si el varón es inmune a sus alientos o se resiste al ataque, puede estrangularlo.

BASILISCO: Culebrón, con cresta de gallo, originado de un huevo pequeñísimo puesto por una gallina vieja o un gallo colorado. Es temido porque se aposenta bajo las casas y desde allí sale, mientras duermen sus moradores, a extraerle la flema y con ello el aliento, la energía hasta causarles la muerte.

INVUNCHE:
Portero de la cueva. Machucho. Chivato. Chivo brujo, Chinchín roca, Chacha Grande, Chachachiño, Trabutre. Butamacho. Monstruo originado en un ser humano que los brujos tienen como custodio de sus cuevas y como patriarca de sus aquelarres. La grasa del invunche y el polvo de su charqui es apreciada, tanto casi como el cachito de camahueto, para soldar huesos, dolores reumáticos e incluso es componente vital en una crema rejuvenecedora.

TRAUCO: Pequeño habitante de los bosques, de figura humana. Se viste con fibras vegetales tales como la quilineja o el pompoñ. Se alimenta de
frutos silvestres… Según algunas versiones es un hombre pequeño, de rasgos grotescos y figura contrahecha que porta una hachita de piedra en sus manos… La gente les teme porque pueden provocar daño a los niños, a los adultos y a los animales, tirándoles un aire, que los quiebra, o les tuerce el cuerpo.

FIURA: Mujer pequeña, de extraordinaria fealdad, que aparece como acompañante del Trauco. Habita, al igual que éste, los bosques y quebradas.
Viste ropa colorada, preferidos por su pareja. Se apodera con su aliento y su mirada de la voluntad de los humanos,”tomándoles sus alientos” para disfrutar sexualmente de ellos; éstos quedan tullidos, aunque plenamente satisfechos.

BRUJO: Hechicero que ejerce dominio sobre la naturaleza a través de prácticas mágicas.

CAMAHUETO:
Especie de ternero unicornio, que se desarrolla en las quebradas y ciénagas, nacido de la raspadura del cacho de camahueto.
Siendo adulto se desplaza al mar su hábitat definitivo causando gran destrozo por la fuerza descomunal que posee.

Buscador de Servicios