Maullín, un paraíso sudamericano para los amantes del avistamiento de aves

Aves en Navegación
Publicado el
01 de septiembre, 2015
Compartir en
Facebook
Compartir en
Twitter

Maullín es un punto de encuentro para las miles de aves migratorias que han emprendido un largo viaje desde el hemisferio norte hasta el sur de Chile.

 

Para muchos es un sitio totalmente desconocido, para otros un secreto a voces y para los más informados del tema es toda una joya mundial para la preservación de fauna silvestre. Sea como sea, lo cierto es que los Humedales de Maullín han sido testigos del arribo de cientos de aves que cada año llegan a la zona luego de un extenso viaje de miles de kilómetros.

Es precisamente ese escaso conocimiento del lugar el que ha preservado casi intacto el hábitat de estas aves silvestres, que emprenden un largo recorrido desde el hemisferio norte hasta los humedales de Maullín y Chiloé, localidades que en su conjunto reúnen más del 50% de las aves migratorias de Chile.

Para los curiosos, la aventura parte en la rampa de Maullin para luego continuar un viaje de casi una hora hasta la localidad de Quenuir. En el trayecto diversas especies se presentan de manera natural, pelícanos, zarapitos y chorlitos impresionarán con su espontánea presencia.

Ya en Quenuir Bajo, la sorpresa para el visitante es mayúscula, aquí decenas de flamencos adornan el paisaje. De plumaje blanco y esbelta figura, estas aves adornan una maravillosa postal, que según los lugareños, es una imagen habitual en casi todos los meses del año.

Después de un trekking de 20 minutos la Laguna de Quenuir Bajo es otra de las opciones propuestas, en este sector la presencia de cisnes cuello negro es cotidiana, verlos convivir con otras especies es normal y no es raro que coincidan cisnes y flamencos en un solo lugar, sin duda un espectáculo fascinante.

Si sumamos otros 20 minutos de caminata, la Playa Pichicuyen no sólo conmueve por la calidad y tranquilidad de sus playas, el horizonte marino ostenta curiosas formaciones rocosas, siendo la “Piedra del Barco” la más famosa. Islote de enormes dimensiones dispuesta en el mar y que es muy respetada por los lugareños, ya que los mitos lo asocian como un lugar de encuentro de los antiguos brujos chilotes.

Ubicado a un poco más de una hora de Puerto Montt, los humedales de Maullín son lugares de constante flujo de aves, que en algunos casos vuelan desde Alaska, entonces te invitamos a descubrirlo siguiendo simples pero considerables recomendaciones.

 

RECOMENDACIONES GENERALES

– No se acerque con perros a las áreas de alimentación o descanso de aves.

– No transite con vehículos motorizados sobre las playas.

– Lleve su basura de regreso.

– Mantenga la distancia de áreas con alta concentración de aves.

– Procure un buen manejo de combustibles en su embarcación para evitar la contaminación del agua.

Buscador de Servicios