Chiloé y los fantasmas de su mar: Realismo mágico de las profundidades

Mar y Bruma
Publicado el
03 de marzo, 2014
Compartir en
Facebook
Compartir en
Twitter

Las creencias mágicas de la isla determinan la vida del chilote. Y el océano es parte importante de ese vivir diario.

En Achao, Curahue, Curaco de Vélez, Cucao y otras comunidades de seguro encontrará a la gente hablando y creyendo en la fauna mítica y en sus historias.

Lo que no encontrará serán brujas o muñecas diabólicas colgando en las entradas de las casas. Los mitos y creencias no son lo mismo para el chilote que para un afuerino. Lo que uno valora como fabula y fantasía, para el isleño son cosas sucedidas. La realidad.

Hay que poner mucha atención cuando se visita la isla, dice el director académico del Archivo de Chiloé, Renato Cárdenas. “La mitología pertenece y determina la vida del chilote”, agrega.

A continuación algunas creencias mágicas en torno al mar, a esas aguas que rodean el archipiélago y que son parte fundamental en la vida diaria del chilote.

 

La mitología marina
MILLALOBO: Es dueño absoluto de los mares en representación del Cai Cai Vilú. Es el resultado del apareamiento entre una mujer y una foca.

CAI CAI VILÚ: Serpiente mítica, protectora del mar y de las especies marinas.

VACA MARINA: Animal de belleza fabulosa que recorre los canales buscando toros para enamorar… Embruja a los toros y los posee con tal pasión que el animal queda nostálgico e impotente.

PINCOYA: Patrona protectora de los mariscos y peces de la costa… Su cuerpo desnudo, su cabellera entre rojiza y rubia, y sus hermosas líneas
femeninas han hecho del personaje un sueño de los lugareños. A diferencia de la Sirena, no posee cola de pescado.

CURAMILLA: Piedra legendaria que existiría en una laguna próxima a Cucao. En ella retozaba una hermosa joven que fue raptada por un joven que andaba tras la `piedra de oro’, pero quedó embelezado al verla a ella.

CALEUCHE: Buque de características extraordinarias que puede hacerse invisible; transformarse en objetos animados o inertes; desplazarse a grandes velocidades. Su aspecto es el de un buque escuela, completamente iluminado y con música que encanta. Sus tripulantes rescatados de naufragios o raptados de la ribera chilota alivianan su inmortalidad con fiestas y otras entretenciones humanas que le dispensan sus colaboradores de tierra. Su aparición ocurre preferentemente de noche o cuando hay neblina.

HUENCHUR: La Vieja; madre de la Huenchula que, por intervención del Millalobo, vuelve a la vida pero debe permanecer en el mar, controlando las mareas, las calmas y las tempestades.

Buscador de Servicios